5 consejos para perder el miedo a hablar en público

5 consejos para perder el miedo a hablar en público

¿Eres un gurú en tu campo profesional pero, sin embargo, te cuesta expresar tus conocimientos en público? ¿Crees que convencer a un auditorio de la necesidad de tus servicios es misión imposible? No te preocupes, hay muchas personas que se encuentran en tu misma situación. Los nervios, el miedo a quedar en ridículo o la falta de preparación pueden ser un obstáculo para el desarrollo de tu carrera o incluso para el crecimiento de tu negocio.

Por ello, desde Lexington te damos las claves para que te conviertas en un excelente orador, capaz de captar la atención de tu audiencia, ya sea para negociar con clientes o proveedores, en reuniones de trabajo, juntas de accionistas, pequeños grupos, o incluso ante un auditorio repleto.

  1. Prepara tu mensaje: elabora un discurso bien organizado, claro y conciso, teniendo muy presente cuál es tu objetivo y a qué público te diriges. Un buen inicio es importante, pero una buena conclusión, en la que resumas los puntos más importantes de tu intervención, es clave para asegurarte de que el mensaje se ha captado a la perfección.
  2. El público no es tu enemigo: a menudo, el miedo a enfrentarse a una determinada audiencia se debe a nuestra inseguridad o a temer una reacción desagradable de las personas que tenemos enfrente. Por eso debes considerar que se trata de personas interesadas en el tema que estás planteando, y que están deseando aprender de tu experiencia y conocimientos.
  3. Exprésate con naturalidad: y respira tranquilamente. Utiliza un lenguaje sencillo y trata de ser tú mismo. Evita aburrir a tu audiencia con tecnicismos o excesivos datos, y trata de no extenderte más de lo necesario para mantener el interés del público.
  4. No leas: utiliza recursos de apoyo como esquemas, imágenes o gráficos, pero no bases todo tu discurso en ellos. Recuerda que el lenguaje corporal es muy importante, y el contacto visual con tu audiencia es imprescindible para que tu discurso resulte creíble.
  5. Practica tu discurso: una y otra vez. Los expertos aseguran que, lejos de ser una cualidad innata, la capacidad de hablar en público se adquiere y perfecciona a base de entrenamiento, así que no dudes en grabarte en vídeo para ver aquellos puntos a mejorar, o en ofrecer tu discurso ante amigos para ver qué dudas surgen y mejorar así tu mensaje.

Normalmente tardo unas tres semanas en preparar un buen discurso improvisado

Dale Carnegie

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply