Actos sociales en la empresa, ¿sí o no?

Actos sociales en la empresa, ¿sí o no?

El tipo de actos sociales que se realiza entre compañeros de trabajo, en lugares externos a la empresa y con ambientes distendidos son muy comunes en grandes ciudades como Nueva York o Londres. Sin embargo, sigue estando en el aire la pregunta de si este tipo de eventos son realmente positivos o no. La respuesta es un sí rotundo, ya que aportan numerosos beneficios, no sólo para los propios empleados, sino también para la empresa:

  • Ayudan a conocerse y a crear equipo: los actos sociales en la empresa ayudan a que compañeros que quizá no tienen mucha relación puedan saber más unos de otros y encontrar puntos en común fuera de los temas de trabajo, tanto entre personas de un mismo departamento como con otros departamentos e incluso con otros niveles jerárquicos. Esto crea confianza y lazos entre ellos que potencian el trabajo en equipo, lo cual ayuda a una consecución más eficiente de los resultados.
  • Son una fuente de inspiración: una de las ventajas de este tipo de eventos es que mezcla a “los de arriba” con “los de abajo” y los sitúa a un mismo nivel. Esto puede ayudar a que surjan o sean escuchadas nuevas e innovadoras ideas que puede que no se hubiesen contemplado antes.
  • Potencian el networking: el tipo de actos abiertos, donde no sólo participa el personal de la empresa sino también personas externas a ella, como por ejemplo los vecinos de planta del centro de negocios, potencian las relaciones con empleados de otras empresas, que quizá en un futuro hagan surgir sinergias que resulten beneficiosas para tu negocio.
  • Actúan como altavoz: el hecho de que en estos actos sociales de empresa también puedan participar personas externas a ella puede actuar de efecto altavoz, ayudando así a la captación de nuevos clientes e incluso a la creación de nuevos prescriptores para tu empresa.
  • Permiten identificar los puntos fuertes de cada empleado: estos actos hacen que las personas estén más relajadas y muestren más claramente cómo son y cómo se comportan ante distintas circunstancias. Esto puede ayudar a identificar los puntos fuertes de cada empleado para que, después, puedan ser utilizados estratégicamente en el trabajo con el fin de obtener unos resultados más eficientes.

¿Qué tipo de eventos se pueden hacer?

1. Afterworks: este término hace referencia a tomarse unas cañas, refrescos y/o unas tapas después de la jornada laboral, y es un tipo de acto que se está poniendo cada vez más de moda, sobre todo en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona. Además, permite que las personas que no son de la ciudad del trabajo se relacionen y conozcan lugares de interés.

2. Comidas o cenas: son una ocasión perfecta para reunir a todos los trabajadores y compartir conversaciones y opiniones.

3. Team buildings: la realización de este tipo de eventos ayuda a identificar las fortalezas de cada miembro del equipo y aumenta la motivación personal.

4. Torneos o liguillas: hacer deporte con los compañeros de trabajo resulta muy positivo para la empresa ya que se practica el trabajo en equipo y la estrategia.

5. Olimpiadas: se pueden crear unas olimpiadas, en las que no sólo participen los empleados de una empresa, sino que se aproveche para interactuar con los trabajadores de otras empresas. En ellas se pueden hacer diferentes actividades como partidos de fútbol, ginkanas, juegos estratégicos, etc. mediante los cuales cada empresa pueda ir adquiriendo puntos con el fin de salir vencedor.

Como has podido comprobar, los actos sociales en la empresa no sólo ayudan a que los empleados se conozcan, sino también a encontrar nuevas ideas, mejoras, sinergias o a dar a conocer tu negocio, por lo que si tienes pensado un cambio en la empresa esta es una muy buena opción a tener en cuenta.

“La tecnología reinventará los negocios, pero las relaciones humanas seguirán siendo la clave del éxito” Stephen Covey

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply