¿Cómo nos cambiará la vida el internet de las cosas?

¿Cómo nos cambiará la vida el internet de las cosas?

Dar vida a objetos inanimados es una de las mayores obsesiones de inventores y científicos, a la que debemos la mayoría de avances que nos han llevado hasta el actual Internet de las Cosas (The Internet of Things, IoT), que ha transformado por completo nuestros estilos de vida y la forma de relacionarnos con el mundo que nos rodea.

El Iot está basado en la hiperconectividad, es decir, la conexión de diferentes objetos o dispositivos entre sí, gracias a una IP, una dirección de internet que permite el intercambio de datos entre ellos vía bluetooh, wifi, 3G, etc. y, por tanto, la comunicación M2M (machine to machine).

Los sistemas de domótica que permiten controlar a distancia la climatización y las luces de una casa, apagar el fuego de la cocina, bajar las persianas, o que el frigorífico actualice nuestra lista de la compra, también tienen su aplicación en el terreno empresarial, optimizando los recursos energéticos de las sedes de grandes corporaciones.

Pero además, el IoT con sus objetos y dispositivos siempre conectados ha hecho evolucionar los modelos de negocios tradicionales hacia modelos más abiertos y colaborativos que utilizan las nuevas tecnologías para ofrecer al usuario valor añadido. Un claro ejemplo lo encontramos en planteamientos como el de la empresa líder en tecnologías electrotécnicas y de automatización ABB, que está estudiando la posibilidad de conectar dispositivos inteligentes a una red social, poniendo en común las experiencias de usuarios y técnicos para resolver de forma rápida y precisa todo tipo de incidencias y reparaciones.

Sin duda, se trata de un campo en pleno desarrollo que generará en los próximos años negocios valoradas en ingentes sumas de dinero, con aplicaciones que van del sector sanitario o la automoción, a la logística y la seguridad, con aplicaciones tan llamativas como la de la serie de televisión 12 Monkeys, emitida por la cadena SyFy, que permite controlar las luces de los espectadores a través de una aplicación móvil conectada a las bombillas de su hogar para conseguir una experiencia más intensa.

Otra propuesta interesante viene de la mano de Amazon, que ha creado unos botones de reducidas dimensiones que pueden instalarse en cualquier rincón para actualizar el pedido de diferentes artículos. Cada botón asociado a un producto concreto y está conectado vía wifi a la cuenta de Amazon del usuario, donde se configura la cantidad y tipo de producto que desea comprar. Por el momento, los dash buttons están en fase de pruebas para un selecto grupo de usuarios estadounidenses, con un listado de 250 productos de 18 empresas. Todo un avance para los office managers de las empresas, que podrán actualizar sus pedidos con un sólo clic.

Grandes descubrimientos y mejoras implican invariablemente la cooperación de muchas mentes

Alexander Graham Bell

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply