Descubre cuál es el trabajo de tu vida

Descubre cuál es el trabajo de tu vida

El co-director del Consortium for Research on Emotional Intelligence in Organizations (Consorcio para la búsqueda de la Inteligencia Emocional en Organizaciones) apunta en uno de sus artículos la importancia de la implicación personal en nuestros trabajos para disfrutar de ellos. La clave está en encontrar un buen trabajo que combine las tres E: “excellence, ethics and engagement” (excelencia, ética y compromiso).

Daniel Goleman ejemplifica esta teoría con un caso muy relacionado con la actual crisis del Ébola. La rápida expansión de la enfermedad en países como Sierra Leona tiene mucho que ver con algunas costumbres locales como la tradición de besar a los fallecidos durante los entierros como signo de respeto. Para solucionarlo, un médico, entrenado en la Terapia de Aceptación y Compromiso, explicó a los lugareños los devastadores efectos de aquella inocente costumbre y, como alternativa, ahora plantan plataneras junto a sus difuntos y besan sus frutos en vez de a la persona.

El autor escuchó este caso en una conferencia de Steven Hayes, uno de los desarrolladores de la Terapia de Aceptación y Compromiso del Instituto de Coaching de Harvard. Para Goleman, supone una mezcla mágica de hacer lo que mejor se nos da en alineación con nuestros valores, de forma que disfrutamos con nuestra labor. Así pues, ilustra a la perfección lo que el autor define como un buen trabajo en el que nos encanta lo que hacemos a todos los niveles: nos hace sentir competentes, da sentido a nuestros esfuerzos y, en definitiva, nos hace felices.

Aunque está claro, que en todos los trabajos este sentimiento de compromiso puede no resultar tan evidente, el psicólogo estadounidense y Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2011 Howard Gardner, conocido por su teoría de las inteligencias múltiples, apunta tres consejos clave a la hora de iniciar una carrera o en la transición hacia una nueva.

  1. Decide qué es lo que realmente quieres hacer, pero no te centres sólo en el trabajo concreto que quieres desempeñar puesto que el panorama laboral es muy cambiante. Una vez sepas a qué quieres dedicarte, piensa dónde podrías desempeñar esta labor y mantente flexible para alcanzar tu meta, pero no cedas en aquellos aspectos verdaderamente importantes.
  2. Piensa en aquellas personas a las que admiras y respetas; después, piensa en aquéllas a quienes no deseas parecerte en absoluto. Trata de detectar los rasgos concretos que deseas para ti y los que no. Si no puedes hacerlo, es posible que en tu entorno no haya nadie digno de admiración, o más bien, que las personas a las que admiras no hacen nada relacionado con tu actividad.
  3. Ahora, piensa dónde quieres trabajar y pregúntate si es el lugar donde puedes verte reflejado en los demás y a ellos en ti mismo. Tal vez prefieras ganar menos dinero en una pequeña empresa de nueva creación, antes que trabajar para una gran multinacional con un sueldo astronómico, pero que es conocida por dar un trato injusto a sus empleados.

Si estás pensando en dar un giro a tu carrera, pregúntate lo siguiente: ¿Cuánto de lo que haces ahora es un buen trabajo? ¿Qué podrías hacer para aumentar ese porcentaje? Y por último,  ¿cómo podrías desarrollar tu carrera para maximizar ese buen trabajo?

               “Si de verdad vale la pena hacer algo, vale la pena hacerlo a toda costa”

Franklin

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply