El fracaso como nueva estrategia de aprendizaje: las FuckUp Night

El fracaso como nueva estrategia de aprendizaje: las FuckUp Night

La frustración y las decepciones pueden llevar a empresarios y emprendedores a desistir de sus objetivos tras probar las hieles del fracaso. Tal vez te encuentres en esta situación ahora mismo, pero te tranquilizará saber que no estás solo.

La realidad es que la mayoría de millonarios y empresarios de éxito han tenido algún que otro tropezón en sus carreras antes de alcanzar sus logros. Este hecho debe recordarnos que para triunfar no es necesario llegar antes que nadie, sino que la clave reside en no desistir jamás ante la adversidad.

Una buena muestra de ello son los casos de algunos de los emprendedores más conocidos de todos los tiempos, que han servido de inspiración a empresarios y profesionales del mundo entero: desde Walt Disney, que llegó a arruinarse; pasando por Los Beatles, que fueron rechazados en varias discográficas; a Henry Ford que tuvo que cerrar su primera empresa porque sus vehículos eran considerados demasiado caros y de baja calidad, algo que alentó a Ford a seguir mejorando su sistema productivo.

Por fijarnos en casos más recientes, resultan destacables casos como el de la creadora de la cadena británica de tiendas de cosmética The Body Shop, Anita Roddick, que tuvo que lidiar con la oposición de varias funerarias cercanas al nombre del establecimiento. También es digno de mención el exitoso caso de las franquicias Kentucky Fried Chicken, después de que su creador, Harland David Sanders, se viera abocado a la ruina por las deudas acumuladas en su restaurante durante 20 años de trabajo.

Pero sin lugar a dudas, es la experiencia de Steve Jobs y su relación de amor-odio con Apple, la que más vocaciones está despertando últimamente. El cofundador de la conocida marca de la manzana fue despedido de la empresa en 1985, pero tras el desarrollo de la plataforma para educadores NeXT, Jobs fue readmitido en la compañía, dando como resultado algunas de las creaciones más emblemáticas de la empresa como los iPods y iPads.

Aunque no resulta nada agradable naufragar y son muy pocas las personas capaces de asumirlo abiertamente, son tantos los casos de empresas que quebraron o iniciativas que no llegaron a buen puerto que, lejos de seguir considerándose el fracaso como un tabú, en países como Estados Unidos, se opina que cuantos más fracasos haya sufrido una persona, más posibilidades de éxito va a tener, ya que demuestra una gran capacidad para reponerse y aprender de sus propios errores.

Esta creencia ha dado como resultado iniciativas tan ingeniosas como las FuckUp Nights, que han comenzado a transformar estas amargas experiencias en un argumento motivacional. Las Fuck Up Nights son eventos mensuales en los que empresarios y emprendedores se reúnen para compartir de forma informal y con mucho humor sus experiencias más desastrosas, explicando en qué se equivocaron y cómo creen que deberían haber actuado. Una nueva forma de compartir aprendizajes que puede venir muy bien a personas que están pasando por esa misma situación. La iniciativa está teniendo una excelente acogida en todo el mundo y en España también ha empezado a celebrarse en ciudades como Madrid, Valencia y Badajoz.

                “El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”

Winston Churchill

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply