Final de año: un buen momento para plantear nuevos retos y motivar al equipo

Final de año: un buen momento para plantear nuevos retos y motivar al equipo

Un negocio se apoya principalmente en todo el equipo humano que lo conforma: es el motor que crea y produce todos los servicios y productos que ofrece la empresa, el que consigue los resultados y gracias al cual se obtienen los beneficios. Es decir, sin él la empresa no existe ni tiene sentido.

Por tanto, que el equipo de trabajo esté motivado y se sienta seguro y confiado con la labor que realiza cada día es un aspecto de gran relevancia, ya que de ello dependerá que se obtengan unos resultados más positivos, eficientes y productivos. Sin embargo, hay muchos empresarios que se olvidan de ello.

Un buen líder debe ser capaz de motivar al equipo de trabajo, y el final de año es un momento perfecto para ello. ¿Por qué?

  • Es una época en la que se suelen organizar eventos de empresa en los que participan todos los empleados. Lo más común son las cenas de empresa, aunque hay otras opciones, como los team buildings, que permiten que los compañeros socialicen entre ellos y se conozcan más.
  • Sirve como clausura del año, donde se puede hacer un balance de los puntos positivos y negativos de los últimos meses, destacando aquellos más efectivos y aprendiendo de ellos y analizando los negativos para que no vuelvan a ocurrir. También se puede aprovechar el momento para plantear nuevas metas para el futuro. Es importante compartir este balance con todo el equipo, ya que hace que se sientan integrados en el proyecto y por tanto, hace que luchen por alcanzar el éxito.
  • Es una buena época para dar un discurso donde se reconozca y agradezca el esfuerzo diario y el trabajo bien hecho por parte de los empleados. Así, perciben que su esfuerzo se valora, lo que les motiva para seguir trabajando duro. Las áreas de descanso de los centros de negocios Lexington, con un ambiente más distendido, pueden ser una buena elección a la hora de llevar a cabo alguna de estas actividades (brindis de empresa, coffee o brunch con un toque especial, etc).
  • Además del reconocimiento verbal también se puede premiar el trabajo con incentivos. Por ejemplo, algo que suele hacerse en España es regalar cestas de Navidad o dar pagas extras, pero también hay otras formas, como los premios de reconocimiento al empleado (el mejor trabajador del año, el más eficiente, etc.) u ofrecerles flexibilidad laboral para que puedan conciliar su vida laboral y profesional. Todo esto hará que estén más felices en su día a día, y por tanto, también en el trabajo, lo que aumentará su eficiencia.

“Tú puedes soñar, crear, diseñar y construir el lugar más increíble del mundo… Pero se necesita gente para que todo eso se convierta en realidad” Walt Disney

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply