Los errores del emprendedor en el networking

Los errores del emprendedor en el networking

En el mundo de los emprendedores, el networking resulta absolutamente necesario. Sin contactos, seguir el camino correcto es altamente difícil, y no porque falte capacidad para hacerlo, sino porque las conexiones profesionales son imprescindibles. Crecer como un ente aislado en la sociedad actual es prácticamente imposible, mucho menos cuando hablamos de entornos digitales como los que tenemos actualmente.

Es por ello que siempre recomiendo tener el networking como parte de tu estrategia empresarial para hacer que tu proyecto crezca. Dicho de otro modo; al igual que la comunicación se considera una parte indisoluble del plan de empresa, el networking debería formar parte de la estrategia global del proyecto de forma integral. Es una división más en el plan que debemos seguir para buscar el éxito como emprendedores.

A la hora de practicar el networking debemos evitar cometer ciertos errores comunes. El más importante se solventa tomándonos en serio esta actividad y no relegándola a un segundo plano. Los siguientes van a encontrar su solución en nuestra capacidad organizativa. Lo primero es saber en qué nos puede beneficiar seguir una estrategia de networking apropiada. Tener contactos nos servirá de guía y de ayuda cuando lo necesitemos.

A partir de aquí, es necesario que busques los eventos que se celebran en torno a tu sector profesional y a los que te interesaría ir. Hazte una agenda con todos ellos y plantéate asistir. Lleva contigo tarjetas de presentación y entrégalas a los profesionales que te resulten de interés. El segundo paso, tras el evento, es mantener el contacto activo para conseguir que vaya más allá de un encuentro fortuito.

Un error que solemos cometer es conocer a un profesional durante un evento y no mantener la relación. Mi recomendación siempre es realizar un contacto a posteriori, tras el evento, para reforzar esa presencia, ya sea por correo electrónico o siguiendo en redes sociales, especialmente a través de LinkedIn. Solo así vamos a conseguir forjar buenas relaciones empresariales de futuro.

Por otra parte, de nada sirve contar con cientos de contactos si no mantenemos actualizada una base de datos de los mismos. En mi opinión, la mejor forma de hacerlo es clasificando por sector empresarial. Para ello contamos con herramientas variadas, pero de nuevo es LinkedIn la que más cómoda me resulta a la hora de gestionar mi agenda de contactos profesionales y categorizarlos por sectores.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que en las relaciones empresariales no todo se base en intercambios monetarios. En ocasiones establecer una conexión con otros emprendedores puede acercarnos a inversores, proveedores y contactos a los que no teníamos acceso de otra forma. Como networkers, debemos tener una mentalidad abierta a cualquier propuesta empresarial que podamos recibir.

Por norma general, el networking es una carrera de fondo, un paseo por una larga avenida con paradas en las que obtendremos valiosos contactos para nuestra agenda. No es una carrera en la que sea difícil competir por fuerza física, pero sí un reto donde la inteligencia y el uso que hagamos de ésta forma parte de los resultados obtenidos.

Autor: Emilio Márquez

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply