5 malos hábitos en el trabajo que debes corregir

5 malos hábitos en el trabajo que debes corregir

En muchas ocasiones estamos tan envueltos en la rutina de trabajo que no somos conscientes de cómo realizamos cada tarea o cómo nos comportamos en nuestro entorno laboral. Así pues, a continuación, te contamos algunos malos hábitos en el trabajo que debes corregir o evitar para mejorar tu rendimiento y ser más productivo (si es que te sientes identificado con ellos):

Aprende a delegar: selecciona al trabajador de tu empresa que consideres que está más capacitado para asumir ciertas responsabilidades

1. No saber delegar

Delegar es fundamental para gestionar mejor el tiempo y poder centrar tus esfuerzos en aquellas tareas que únicamente puedes y debes realizar tú. Así pues, aprende a delegar. ¿Cómo? Selecciona al trabajador de tu empresa que consideres que está más capacitado para asumir ciertas responsabilidades y haz que poco a poco vaya adquiriendo los conocimientos necesarios para ponerse al frente de determinadas ocupaciones y decisiones.

2. Trabajar sin descansos

Tu cuerpo y mente necesitan descansar. Así que, apuesta por pequeños descansos que te ayudarán a recargar las pilas. ¿Qué puedes hacer? Aprovecha las zonas comunes de tu oficina para intercambiar opiniones con tus compañeros, hacer networking e incluso potenciar el trabajo en equipo. Asimismo, te proponemos que en alguno de tus mini descansos decidas salir fuera de la oficina para estirar las piernas, respirar aire nuevo y coger así la energía que necesitas para continuar con tu jornada laboral.

Adoptar una actitud positiva ayuda a ser más productivo y conseguir las metas de manera más sencilla

3. Ser pesimista

Tener una actitud negativa en el trabajo (y en la vida en general), no es una opción, ya que puede llegar a afectar directamente a tu rendimiento y a la consecución de los objetivos de la empresa. Así que, despídete del pesimismo y da la bienvenida con una gran sonrisa al optimismo. Con esta nueva actitud podrás observar el entorno laboral de forma más saludable, agradable y libre de tensiones innecesarias.

4. Falta de atención

La facilidad de distracción es un mal hábito que se debe evitar a toda costa. No prestar la atención suficiente a nuestros empleados, tareas o en las reuniones de empresa, puede llegar a afectar no sólo a nuestra rutina de trabajo, sino a largo plazo a nuestro éxito profesional. Así que, sé consciente de ello, presta la máxima atención posible cuando estés en la oficina y… ¡déjate las distracciones en casa!

5. Hablar sin pensar

Si eres de los que habla sin pensar, debes saber que es un gran error. En tu trabajo, sea cual sea el sector, debes ser consciente que aquello que dices debe estar meditado. Así que, antes de hablar, piensa, pero sin perder nunca tu punto de frescura ;).

“El éxito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día tras día”

Anónimo

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply