¿Cuándo es el mejor momento para negociar en el trabajo?

¿Cuándo es el mejor momento para negociar en el trabajo?

Te sientes seguro. Obtienes buenos resultados en tu trabajo, asumes responsabilidades, eres proactivo… en definitiva, estás en un buen momento de tu carrera profesional, pero tienes una petición que hacerle a tu jefe. La preparas con antelación, la ensayas, pero fracasas… ¿Te suena, verdad? Esta situación suele ser habitual en las empresas, y el error más común suele ser que no se ha elegido el mejor momento para negociar.

Ante una petición que pueda acarrear un coste de algún tipo para tu jefe, ya sea un ascenso, un aumento de sueldo, etc. tienes que preparar y ensayar un buen discurso, pero es especialmente importante elegir bien el momento en el que plantearlo:

  • Elige un día en que tu jefe esté contento. Está demostrado que cuando las personas están felices, son más abiertas y receptivas a la hora de aceptar propuestas que en otro momento denegarían.
  • Otro de los momento clave es después de un triunfo. Este punto está relacionado con el anterior, ya que después de conseguir un objetivo, especialmente aquellos que son más importantes o que suponen una gran victoria, los superiores suelen escuchar más positivamente las demandas de los empleados.
  • Puedes aprovechar la situación tras haber realizado un esfuerzo extra, por ejemplo, si has conseguido un cliente difícil, si te has quedado horas extras para finalizar un proyecto importante, etc. Este trabajo suele ser valorado por los jefes, así que puede ser un momento ideal para plantearles tu petición.
  • Ante la circunstancia de cambio en la empresa, hay que ser cautos y valorar la situación de forma individual. Si se trata de una fusión o una reorganización, puede ser un buen momento, ya que la empresa va a cambiar para mejor. Además, seguramente contará con más recursos, por lo que si tu petición va en esa línea puede estar bien considerada. Por el contrario, si es una situación negativa para la empresa, no es un buen momento para plantear ninguna propuesta de cambio.

En definitiva, para elegir el mejor momento para negociar en el trabajo, además de tener en cuenta otros aspectos relevantes a la hora de enfrentarte a esta situación, como recalcar tus cualidades y tus logros, para hacerle ver que eres un empleado eficaz, productivo y una pieza fundamental en la empresa, debes escoger con cuidado el mejor momento para negociar tu petición. La buena o no elección de éste puede ser determinante para lograr una respuesta afirmativa por parte de tus superiores, como premio a tu trabajo. Al fin y al cabo, si lo consigues no sólo es bueno para ti, ya que alcanzas tu objetivo, sino también para la empresa, puesto que estarás más motivado para realizar tu trabajo de manera exitosa y eficiente.

“Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida” Arthur Schnitzler

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply