¿Nueva subida del impuesto de sociedades?

¿Nueva subida del impuesto de sociedades?

En las últimas semanas se ha generado un gran revuelo en torno a la posibilidad de una nueva reforma del impuesto de sociedades. Pero, ¿sabes cómo afectaría a tu empresa realmente este cambio? Te lo explicamos a continuación.

El nuevo modelo de impuesto de sociedades tendría el objetivo de rebajar el déficit público por debajo del 3%”

¿Qué es el impuesto de sociedades?

Empezamos aclarando qué es el impuesto de sociedades. Se trata de un tributo que grava la renta de las sociedades y entidades jurídicas residentes en España (al contrario que el IRPF que grava las personas físicas). Este impuesto depende fundamentalmente de la contabilidad de una empresa (que determinarán la base imponible y la cuantía a pagar) y debe liquidarse en los 7 meses  posteriores a la fecha de cierre del ejercicio fiscal. En nuestro país, la mayoría de empresas hacen el cierre el 31 de diciembre, por lo que el plazo para realizar el pago del impuesto de sociedades termina en el mes de julio (del año posterior). Además, las empresas deben ir realizando pagos a cuenta del impuesto durante el propio ejercicio.

¿En qué consistirían los cambios en el impuesto de sociedades?

Por lo que respecta al cambio anunciado hace unos días, cabe destacar que se trata tan sólo de una propuesta lanzada por el gobierno en funciones y que deberá ser aprobada, en tal caso, una vez esté constituido el gobierno de manera oficial (así como también desde Bruselas).

Esta medida no afectaría tanto a autónomos, micropymes y pymes sino que repercutiría principalmente sobre las grandes empresas del sector privado. “Una modificación de los pagos a cuenta del Impuesto sobre Sociedades, estableciendo un tipo mínimo a partir de un cierto umbral”, según Luis de Guindos.

Como indicábamos más arriba, según la normativa vigente, las empresas deben ir realizando pagos a cuenta del impuesto de beneficios durante el presente ejercicio y es ahí donde tendrán lugar los cambios una vez se apruebe la propuesta.

La novedad principal que se propone con el nuevo impuesto de sociedades tiene que ver con la forma de realizar los pagos por parte de las empresas

Lo que se propone es elevar los pagos fraccionados que las empresas realizan trimestralmente con el objetivo que esto suponga un modo de “financiación” para el estado y sus compromisos de déficit. Este incremento en el abono supondría que, en la declaración anual del impuesto, tales empresas vean reducida su cuota o tengan derecho a devolución.

Con su implantación, el tipo mínimo del pago fraccionado del impuesto de sociedades podría situarse en al menos el 20%.

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply