5 pasos para elaborar un buen plan de crisis empresarial

5 pasos para elaborar un buen plan de crisis empresarial

Qué bien se está cuando todo funciona como la seda, ¿verdad? Pero, ¡ojo! Como profesional de los negocios, deberías ser previsor y definir un plan de crisis por lo que pueda pasar, ya que nunca se sabe cuándo se puede presentar una situación de emergencia para la reputación de tu empresa.

Tener definido un plan de crisis empresarial es clave para adelantarse a posibles escenarios complicados y poder gestionarlos de manera efectiva

Desde Lexington te proponemos seguir estos pasos para elaborar un buen plan de crisis empresarial ¡allá vamos!:

Planificación, siempre planificación

La planificación es la base para que todo negocio funcione correctamente y sin imprevistos indeseados. Tener definido un plan de actuación te va a ayudar a agilizar el arduo proceso, a actuar de forma más efectiva y a comenzar a recuperar la reputación de tu marca lo antes posible.

Nombra a un responsable

Todo proyecto, tarea o trabajo necesita una cabeza visible. Elige a un responsable que tenga actitud emprendedora, facilidad en la toma de decisiones, sea proactivo y con gran capacidad comunicativa.

El responsable no va a estar solo, así que deberás seleccionar a las personas que formarán parte de su equipo/gabinete de crisis y que le apoyarán en todo el proceso de gestión.

En una situación de crisis empresarial, no hay que buscar culpables, sino soluciones

Análisis y objetivos

Antes de poner en marcha el plan de crisis en tu empresa, deberás analizar detenidamente qué es lo que ha sucedido y el alcance que ha tenido entre tu público objetivo. Piensa que no hay que buscar culpables, sino soluciones.

Asimismo, establece y fija cuáles son los objetivos que quieres conseguir con el plan de crisis empresarial, las prioridades y los principios de actuación, como por ejemplo minimizar los daños potenciales que puede provocar para el negocio.

¿A qué público te diriges?

Define el perfil del público al que vas a dirigir tus acciones estratégicas en esta situación de crisis, esto es imprescindible para saber las herramientas, tono y mensajes que vas a tener que utilizar para establecer una conversación con él y llegar así a un entendimiento mutuo.

Elige la estrategia más idónea

  • Estrategia reactiva:se trata de comunicar únicamente ante un requerimiento por parte del público.
  • Estrategia proactiva: informar antes de que surja la demanda, de manera que la empresa consigue controlar el flujo informativo de la situación.
  • Estrategia accesible: se basa en realizar una estrategia de transparencia informativa desde la propia empresa, mostrándose abierta al diálogo.
  • Estrategia de consistencia: la empresa comunicará lo sucedido a través de declaraciones oficiales unilaterales.

La actitud, ¡ante todo!

Ya sabemos que contar con un plan estratégico bien planteado y definido es necesario, pero además debe ir acompañado de una gran dosis de paciencia y mucha honestidad, ya que la forma de actuar de la propia empresa también determinará el éxito del plan de crisis.

Desde tu empresa, se deberá adoptar una actitud de transparencia, admitiendo los errores y disculpándose de forma abierta y sincera. Además, sería recomendable que se expusiera qué se hará para solucionar el conflicto, lo que ayudará a suavizar la situación.

En definitiva, en los negocios, anticiparse a los próximos pasos es crucial: una vez estás poniendo en marcha el plan de crisis empresarial, debes ir pensando ya en cómo se realizará la evaluación post-crisis y el plan de recuperación de reputación de tu marca.

“La planificación a largo plazo no es pensar en decisiones futuras, sino en el futuro de las decisiones presentes”

Peter Druker

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply