Trabajar en Navidad y no morir en el intento

Trabajar en Navidad y no morir en el intento

¿Es posible trabajar y disfrutar de la Navidad? ¿Se acaba el año y aún te quedan dos semanas de vacaciones? Con la llegada del periodo navideño muchos empresarios y trabajadores ven con recelo la proximidad de las vacaciones, tan necesarias como temidas. Y es que la mayoría de nosotros nos debatimos entre la liquidación de días libres pendientes antes de que finalice el año, la necesidad de disfrutar más tiempo de familiares y amigos, y nuestro deber como profesionales de cerrar todas aquellas tareas pendientes y que no pueden esperar al cambio de año.

Además, para los cabeza de familia, suele ser una época bastante peregrina, en la que resulta complicado, por no decir imposible, hacer coincidir las vacaciones laborales con las escolares. Al igual que sucede con la Semana Santa, este periodo “de paz y fraternidad” pone en entredicho cada año las carencias en cuanto a conciliación existentes en nuestro país.

Para la mayoría de trabajadores, la solución para compaginar el trabajo con el cuidado de la familia pasa por reservar al menos una semana de vacaciones y poder así hacerse cargo de los más pequeños durante este periodo, llegando incluso al extremo de pedir excedencias, con el perjuicio económico que ello supone. Los más afortunados cuentan con abuelos, tíos o aliados que pueden hacerse cargo del cuidado de los más pequeños durante las épocas de vacaciones. Y para los más prácticos, existe la opción de contratar a personal especializado que pueda hacerse cargo de los niños a jornada completa.

Por suerte, cada vez son más las empresas conscientes de esta situación que facilitan a sus trabajadores la difícil tarea de compaginar la labor profesional con su vida personal durante el periodo de vacaciones escolares. Las múltiples soluciones van desde el teletrabajo, que permite a los trabajadores seguir cumpliendo con sus obligaciones donde quiera que estén, hasta la flexibilidad horaria, compensando la reducción de jornada laboral aplicada durante el periodo navideño a  lo largo del resto del año. Finalmente, para aquellos casos en los que se hace necesario permanecer en un lugar físico durante un horario concreto, las empresas pioneras ofrecen un servicio de guardería a cargo de profesionales, que permite a los padres visitar a sus hijos en las pausas y descansos.

Merece la pena señalar que propiciar la conciliación laboral en los periodos vacacionales, y sobre todo en Navidad, es valorado en los informes sobre Responsabilidad Social Corporativa (RSC) como uno de los factores que más contribuye a crear un buen clima laboral.

Tengas vacaciones o no en estas fechas, desde Lexington deseamos que disfrutes de estas fiestas rodeado de tus seres más queridos… ¡porque la Navidad es muy chula!

¡Feliz Navidad!

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply