Ampliación de capital: ¿cómo lo hago en mi empresa?

Ampliación de capital: ¿cómo lo hago en mi empresa?

¿Quién te iba a decir cuando empezaste a construir los cimientos de tu propia empresa que estarías buscando la ampliación de capital de la misma? ¡Enhorabuena! Porque eso quiere decir que tu negocio se dirige a buen puerto, que la familia se ha ampliado y que el esfuerzo comienza a dar sus frutos.

También es posible que todo empiece como un proyecto empresarial o idea de negocio y que éste requiera de un aumento del capital para poder llevar a cabo ciertas acciones que le favorezcan y lo hagan crecer. En cualquier caso, ¡estás en el lugar idóneo! A continuación, abordaremos qué es una ampliación de capital y en qué casos es útil y beneficioso para tu negocio. ¡Vamos allá!

¿Qué es una ampliación de capital?

Una ampliación de capital es aumentar el capital social de tu empresa, es decir, en el momento de su constitución legal se adjudicó un valor numérico al capital social y ahora éste va a verse incrementado. Es una acción financiera que tiene un fin: multiplicar el fondo de tu negocio para poder invertir en nuevos proyectos y hacer crecer la empresa.

Una ampliación de capital es una acción financiera que tiene como fin hacer crecer la empresa

La realización de esta ampliación de capital se puede llevar a cabo de dos formas:

  • Una ampliación de las acciones, es decir, aumentar el número de acciones que dispone la sociedad.
  • Un aumento del valor nominal de las acciones, o lo que es lo mismo, incrementar el precio de las acciones actuales de la empresa.

En ambos casos, es necesario un acuerdo entre todos los accionistas para llevar a cabo esta acción. Es más, si echas la vista atrás, en el momento de constitución de la sociedad, se redactaron unos estatutos de la sociedad. En ellos se acordó el porcentaje que daría mayoría absoluta a la toma de decisiones. Esa mayoría será la necesaria para llevar a cabo la ampliación del capital.

Es importante que tengas en cuenta que tendréis que realizar una reunión todos los accionistas en la que se trate cómo se abordará la ampliación de capital.

Tipos de ampliación de capital

Una vez tenemos claro qué es, es necesario conocer los tipos de ampliación de capital que se pueden llevar a cabo:

  • Ampliación de capital dineraria. Este tipo de ampliación de capital es el más estándar.
  • Ampliación de capital no dineraria. En este caso, en vez de una aportación de dinero se realiza una aportación de bienes. Es necesario acreditar la titularidad de dichos bienes y el valor económico que tienen.
  • Ampliación de capital por ampliación de créditos, es decir, la empresa otorga a la entidad bancaria (en la mayoría de los casos) una cantidad a deuda a cambio de capital social.
  • Ampliación de capital con cargo a beneficios o reservas. En este caso, se utilizarán las reservas disponibles de la empresa, la reserva legal y los beneficios no distribuidos (ni asignados a reserva) . Para llevar a cabo este tipo de ampliación de capital es importante llevar a cabo una contabilidad exhaustiva, ya que se irá traspasando capital proveniente de los beneficios o reservas al capital social de la empresa. Además, en esta tipología hay que tener en cuenta lo que establece la Ley con respecto a los límites de libre disposición.

Una vez tenemos diferenciados los tipos de ampliación de capital, es importante mencionar también que, en función del valor que se le otorguen a las nuevas acciones, éstas pueden ser:

  • Acciones a la par: que las nuevas acciones tengan el mismo valor nominal que las demás acciones.
  • Acciones sobre la par: para adquirir las nuevas acciones, los accionistas deberán abonar una prima de emisión, la cual será fijada previamente. De esta forma, los antiguos accionistas no detectan una pérdida del valor de sus acciones.
  • Acciones liberadas: en el caso de que la ampliación de capital se haya llevado a cabo con cargo a los beneficios o reservas, no se requiere aportar más dinero para adquirir las nuevas acciones, simplemente se tiene que ser poseedor de acciones. En este caso, la reparación es proporcional al número de acciones que ya se posean.

Cuando se es poseedor de acciones de una empresa, si se lleva a cabo una ampliación de capital, serán los accionistas los primeros en poder llevar a cabo la adquisición. Es importante  tener en cuenta que una ampliación de capital implicará modificaciones en los Estatutos sociales y ciertas formalidades en el Registro Mercantil.

Una ampliación de capital implica modificaciones en los Estatutos sociales de la empresa

Una vez tenemos claro que vamos a llevar a cabo una ampliación del capital, lo idóneo es asesorarse por especialistas que puedan aconsejarte la opción que más te convenga en función de la razón u objetivo que se persiga. Todo es más sencillo si se hace frente a un cambio tan importante como es una ampliación de capital, con la seguridad de estar bien amparado, ¿no crees?

 

“Cada problema es un regalo – sin problemas es imposible crecer”

Anthony Robbins

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Acepto la Política de privacidad

Leave a reply