Los 5 beneficios de trabajar a jornada intensiva en verano

Los 5 beneficios de trabajar a jornada intensiva en verano

De mañana, de tardes, a jornada completa… Existen diferentes tipos de horario laboral y con la llegada del verano, la gran mayoría de empresas optan por modificar el habitual y hacer jornada intensiva de 8 horas. Para los trabajadores es una liberación puesto que tienen mucho más tiempo libre y pueden dedicarlo a estar con su familia o a actividades de ocio que durante el año quedan en un segundo plano. Asimismo, para las empresas la jornada intensiva supone un claro aumento de la productividad. Por ello, si eres empresario, te interesa saber cuáles son los beneficios de trabajar a jornada intensiva en verano para poder implantarlo en tu negocio.

1-  Trabajar a jornada intensiva… Aumenta la motivación

Trabajar 8 horas seguidas supone una motivación para el empleado, acude más feliz a su puesto y realiza las tareas de forma más eficaz, ya que tiene que organizarse correctamente para cumplir con todo lo estipulado.

2- Trabajar a jornada intensiva… Mejora el rendimiento

Varios estudios reflejan que este tipo de horarios reducidos hacen que el trabajador se sienta mejor y rinda más en su trabajo. El empleado sabe que tiene un margen de tiempo establecido y en ese espacio las tareas deben estar hechas, por tanto, el resultado es una optimización del trabajo. Y es que, al disponer de menos horas en la jornada laboral, el trabajador se obliga él mismo a aprovechar el tiempo del que dispone.

3- Trabajar a jornada intensiva… Reduce la sensación de estrés

El horario intensivo en verano obliga al trabajador a centrarse 100% en las tareas que debe realizar. El saber que se dispone de más tiempo de ocio que durante el resto del año favorece a reducir el estrés laboral. Además, generalmente, en los negocios la actividad durante el verano se reduce, por eso, ya que el ritmo de trabajo disminuye, siempre se agradece que el horario sea concentrado para que el empleado no tenga la sensación de que está perdiendo el tiempo en la oficina.

El horario intensivo en verano obliga al trabajador a centrarse 100% en las tareas que debe realizar

4- Trabajar a jornada intensiva… Disminuye el absentismo

Al tener horas libres al finalizar la jornada laboral, el trabajador ya no necesita pedir permiso para asuntos propios o para acudir al médico, entre otros. Y es que trabajar a jornada intensiva facilita conciliar vida familiar y laboral.

5- Trabajar a jornada intensiva… Mejora la imagen de la empresa

Como resultado de instaurar la jornada intensiva, la empresa proyecta una imagen de compromiso con sus trabajadores. Al mismo tiempo, se consigue transmitir la idea de que el bienestar de los empleados es una máxima en la cultura empresarial de la compañía.

Como resultado, si diriges una empresa, ya sabes que la jornada intensiva en verano genera beneficios que pueden ser determinantes a la hora de conseguir unos buenos resultados. No olvides que los empleados son más afines y se identifican plenamente con un trabajo que respete su vida fuera de la oficina. Analiza lo que más te conviene y ponte en el lugar de tu equipo. Solamente así entenderás lo que ellos valoran.

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Acepto la Política de privacidad

Leave a reply