Ergonomía en trabajos de oficina

Ergonomía en trabajos de oficina

En los trabajos de oficina el cuerpo está en una posición fija durante muchas horas, por lo que si no adoptas una postura correcta, puedes acabar padeciendo dolores de espalda, cuello, cabeza, muñecas, problemas circulatorios, visuales, etc. o de otro tipo, como falta de concentración y/o baja productividad.

Para evitar que esto ocurra, debes adaptar tu espacio de trabajo y la posición de tu cuerpo durante la jornada laboral, adoptando en tu día a día una serie de recomendaciones ergonómicas:

  • Es fundamental que tengas una buena iluminación en tu puesto de trabajo, de modo que no tengas que forzar la vista para ver correctamente lo que estás haciendo. Además, es recomendable que la luz sea natural el máximo de tiempo posible, así que levanta las persianas y apaga la luz artificial mientras haya suficiente luz del día.
  • La climatización también es importante, ya que pasar frío o calor hace que tu cuerpo esté incómodo y no puedas realizar bien tus tareas. En este sentido, se recomienda de la temperatura en la oficina no baje de los 21 grados en verano ni supere los 26 grados en invierno.
  • Tu lugar de trabajo debe estar acondicionado acústicamente, de forma que no haya grandes ruidos, dado de esto afecta a tu capacidad de concentración.
  • La pantalla del ordenador debe estar frente a ti, en línea horizontal, de entre 0 grados a 30 grados por debajo, para evitar hacer posturas forzadas con el cuello y evitar acabar encorvando la espalda.
  • Tanto la silla que utilices como la postura que adoptes en ella durante la jornada laboral son factores importantes para tener una buena ergonomía. La silla debe ser cómoda, permitir ajustes según tu altura y facilitar tus movimientos. En cuanto a tu posición, debes apoyar totalmente la espalda en el respaldo, y formar un ángulo de 90 grados en piernas y brazos, en relación a la posición vertical de la espalda, apoyando por completo los pies en el suelo.
  • Coloca los elementos que más utilizas durante el día más cerca de ti. Por ejemplo, pon el teclado delante de ti, frente a la pantalla, y el ratón a derecha o izquierda según seas diestro o zurdo.
  • Es importante que hagas pausas cada hora u hora y media. Levántate y camina un poco por la oficina. Puedes aprovechar ese tiempo para beber agua, ir al servicio, tomarte un café, hacer fotocopias, etc.

Como ves, la ergonomía en trabajos de oficina es fundamental, no sólo para estar más cómodos y evitar tener dolores o problemas de salud, sino también para mejorar la concentración y aumentar la eficiencia y eficacia de nuestro trabajo.

Es por ello que en Lexington disponemos de oficinas y despachos ergonómicos, con muebles adaptados a favorecer la mejor posición para el cuerpo y maximizar la productividad. Además, con nosotros tienes la posibilidad de trabajar en oficinas flexibles, las cuales están diseñadas para fomentar el movimiento continuo de la persona y evitar el estancamiento del cuerpo durante largos periodos de tiempo.

“Cuida de tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir” Jim Rohn

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

1 Comment

  1. 5 claves para crear un buen ambiente de trabajo | Lexington agosto 10, 2017

    […] 2. Ergonomía en tu oficina […]

Leave a reply