Fórmula de las cuatro L del liderazgo: aprende cómo ser un líder empresarial

Fórmula de las cuatro L del liderazgo: aprende cómo ser un líder empresarial

 Si algo distingue al líder empresarial del resto de CEOs son sus múltiples cualidades y habilidades para alcanzar todo lo que se proponen y ser capaces de remar en la misma dirección para guiar al conjunto de su empresa.

Un líder es capaz de detectar oportunidades de mejora para la empresa y crear un ambiente de trabajo que estimule la creatividad y la productividad de los empleados

Así pues, si quieres saber cómo ser un líder empresarial TOP, en este post te desvelamos las 4 L imprescindibles que debes cumplir: grábatelas a fuego y, ¡adóptalas!

Las 4 L para alcanzar el liderazgo empresarial:

✅ Leal

En una empresa el concepto de lealtad es fundamental, pues ello conlleva aceptar el compromiso de responsabilidad y fidelidad (aún en las situaciones más complicadas).

✅ Liberal

Así es, un líder lo es porque siempre adopta una actitud liberal y emprendedora, tiene gran capacidad de adaptación a los cambios y no hay reto que se le resista con tal de alcanzar el mayor éxito profesional y llevar a su empresa a lo más alto de la cima, ¿te sientes identificado?

✅ Luchador

Cualquier persona que se considere un líder sabrá que esta palabra es clave para conseguir las metas y objetivos que se proponga, y que con esfuerzo y constancia los éxitos tienen mucha más probabilidad de ser alcanzados. ¡Sé un gran luchador empresarial!

✅ Límpido

Ser transparente es necesario cuando se está al mando de una empresa, ya que lo que un líder busca es la plena confianza de sus empleados y la de sus clientes, y para ello debe adoptar una actitud de sinceridad y transparencia completa.

Las 4 L para NO alcanzar el liderazgo empresarial

Bien, ahora que ya conoces cuáles son las 4 L básicas del liderazgo empresarial, te proponemos las otras 4 L que NO debes seguir y SÍ evitar a toda costa. ¿Preparado? ¡ahí van!

❎ Lóbrego

Un líder NO debe transmitir una imagen decaída o abatida y todavía menos basarse en pensamientos melancólicos o tristes, ya que podría afectar y perjudicar directamente al rendimiento de sus empleados.

❎ Laberíntico

Tener pensamientos dispersos o confusos no ayuda a un líder, sino todo lo contrario: transmite inseguridad, debilidad e indiferencia, ¡justo lo que un buen CEO no debería ser!

❎ Laxo

Es preferible que un líder no sea una persona laxa. Es decir, que no carezca de rigurosidad en cuestiones de moral y que tenga las cosas claras y sepa cómo afrontarlas, ¡siempre con ímpetu!

❎ Lábil

Y para finalizar, diremos que una líder empresarial no debe tener una actitud frágil o endeble, sino todo lo contrario: debe ser fuerte, seguro de sí mismo y con actitud emprendedora. Siempre dispuesto a tomar la iniciativa.

¡ATENCIÓN! Falta otra de las L imprescindibles para alcanzar el éxito empresarial… ¿te imaginas cuál? ¡Es Lexington! Así es, atrévete a marcar la diferencia en tu día a día con los espacios de trabajo y salas de reuniones de nuestros centros de negocios de Madrid y Barcelona: flexibles, con todo el equipamiento necesario, con personalidad y adaptables a los ritmos de cada empresa. Conócelos y te convertirás en todo un líder empresarial, ¡adelante!

“Un líder es aquel que conoce el camino, hace el camino y muestra el camino.”

 John C. Maxwell

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Acepto la Política de privacidad

Leave a reply