¿Qué metodologías de gestión de proyectos utilizar?

¿Qué metodologías de gestión de proyectos utilizar?

Un buen plan estratégico de una empresa debe fijar la atención en estudiar qué metodologías de gestión de proyectos son las más apropiadas para su modelo de negocio. El objetivo es obtener el máximo beneficio de los recursos humanos que se emplean.

 “Un project manager debe saber cuál es la mejor metodología de gestión de proyectos para su empresa ”

Hay compañías que consiguen dar con un método de gestión propio que encaja perfectamente con su empresa. Otras, en cambio, prefieren basarse en las metodologías más extendidas y adecuarlas haciendo ciertas modificaciones. En cualquier caso, lo principal es conocer la importancia de aplicar un método que permita optimizar el trabajo.

Metodologías de gestión de proyectos:

Hace muchos años que las empresas conocen los beneficios de utilizar metodologías de gestión de proyectos. Estos son las 4 grandes tipologías más utilizadas:

1. Agile Management

Gracias al uso de algunas de las metodologías que engloba la gestión ágil de proyectos se consigue coordinar el trabajo de los equipos y asignar tareas de manera más rápida y eficiente. Estas metodologías son flexibles y se adaptan a todo tipo de proyectos, por lo que se han convertido en las más utilizadas. En especial, hay dos metodologías que destacan por su gran uso:

  • Diagrama de Gantt:

El Diagrama de Gantt es la herramienta para la gestión de proyectos más utilizada. Su creador, Henry Laurence Gantt, diseñó a principios del siglo XX un diagrama con dos ejes de coordenadas: el eje que muestra las tareas a realizar y el eje que muestra el tiempo.

Gracias a esta sencilla gráfica, se puede hacer un seguimiento exhaustivo de las tareas a ejecutar y de los tiempos empleados o planificados para llevar a cabo su cierre.

La herramienta se puede diseñar fácilmente utilizando hojas de cálculo gratuitas y se adapta, además, a todo tipo de proyectos, aunque su uso está más extendido en proyectos sujetos a pocos cambios como son los de construcción o los proyectos educativos.

  • Metodología Kanban

La metodología Kanban de gestión de proyectos proviene de Japón y, en los últimos años, está ganando popularidad en empresas alrededor de todo el mundo gracias a su fluidez y a la multitud de beneficios que aporta a sus usuarios. La herramienta basada en esta metodología ofrece la posibilidad de visualizar en una tabla todas las tareas de un equipo de trabajo y establecer los tiempos y los miembros del equipo asignados a cada una de esas tareas. De esta manera, todos los trabajadores pueden conocer en qué punto se encuentra un proyecto y qué cantidad de trabajo extra puede admitir cada persona del equipo. El uso de esta metodología aporta a las empresas multitud de mejoras entre las que destacan una correcta distribución de las tareas, una organización excelente, un aumento de la colaboración entre los miembros del equipo y un estímulo del rendimiento.

2. Pert

La Técnica de Revisión y Evaluación de Programas, conocida por sus siglas en inglés PERT, utiliza un algoritmo que esclarece las interdependencias entre las actividades empresariales. De esta forma, el resultado del cálculo, ayuda a conocer qué tareas deben llevarse a cabo en primer término para que las de segundo término puedan empezar a realizarse. El flujo de trabajo óptimo es el mayor beneficio que ofrece el uso de la metodología PERT en una empresa.

3. Método de la Cadena Crítica

Gestionar proyectos basándose en el método de la Cadena Crítica facilita el establecimiento de prioridades y ayuda a la toma de decisiones. El autor, Eloyahu M. Goldratt, detectó que los proyectos suelen cerrarse próximos al momento de su “entrega” o plazo máximo y, por lo tanto, es más fácil que algunas circunstancias imprevistas puedan ocasionar retrasos en el cierre. Por este motivo, el método de la Cadena Crítica propone hablar de plazos mínimos en lugar de plazos máximos. El cumplimiento de estos plazos mínimos permite ahorrar recursos y minimizar los riesgos. Este método, nacido en el año 1997, hace que los proyectos se consideren desde una perspectiva más moderna y ayuda a los trabajadores a planificar mejor sus tareas.

4. Modelo en Cascada (Waterfall)

Esta metodología consiste en desgranar un proyecto en etapas secuenciales que se ejecutarán una después de otra, dando lugar a un esquema en forma de cascada. Este modelo nació en el sector de la construcción puesto que, una vez termina una etapa del proceso, hacer modificaciones en procesos anteriores supone un esfuerzo económico y laborioso. Pronto este modelo pasó a formar parte de la gestión de proyectos de sectores variopintos, dando lugar a algunos inconvenientes: el principal tiene que ver con los largos tiempos de espera que se generan entre fase y fase del proceso.

Estas son las metodologías de gestión de proyectos más utilizadas,  lo importante es que una compañía sepa cómo ejecutar con diligencia las tareas, aprovechando de manera óptima sus recursos humanos.

“El éxito llega para todos aquellos que están ocupados buscándolo”

Henry David Thoreau

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Acepto la Política de privacidad

Leave a reply