¿Cómo es la tipología de clientes de una empresa?

¿Cómo es la tipología de clientes de una empresa?

La respuesta a esta pregunta es: ¡muy variada! ¿Qué significa esto? Pues que es habitual que una empresa que lleva un tiempo considerable en el mercado disponga de un amplio abanico de diferentes clientes. Sin embargo, una empresa que acaba de nacer está comenzando a definir cómo son los suyos, lo que representa un gran reto no sólo por conseguir su lealtad y ganarse su confianza, sino también por saber orientar los esfuerzos y recursos del negocio en la dirección correcta.

Es imprescindible que un CEO o empresario conozca perfectamente cuáles son los tipos de clientes que puede encontrarse para saber cómo tratarlos

Presta atención a este post porque damos a conocer a continuación cuál es la tipología de clientes de una empresa consolidada, ¡allá vamos!

8 tipos de clientes según su personalidad

  • El Apóstol

Este tipo de cliente es el más fiel de la empresa, no abandona, sigue y persiste a pesar de los contratiempos que puedan existir. Cuídalo porque es él quien puede convertirse en prescriptor de tu marca, ya que manifiesta altos niveles de encanto y de compromiso a largo plazo.

  • El sabelotodo

Esta clase de cliente se acerca a nuestra marca para mostrar que conoce tanto el mercado que cualquier respuesta que le demos a su problema podría ser mucho mejor. La clave es tener la confianza suficiente en nuestro producto o servicio que haga que nuestros argumentos de venta sean sólidos y difícilmente desmontables.

  • El negociador

El negociador puede que sea el cliente más exigente, y es que no todo vale para él: le gusta saber todos los porqués y tratar de obtener siempre el mejor de los resultados (relación calidad- precio) para sentirse satisfecho.

  • El arriesgado

El arriesgado no podía faltar en esta lista sobre la tipología de clientes de una empresa, y es que sin él probablemente la empresa no sea lo que es realmente: siempre está dispuesto a conocer las novedades y responde constantemente a tus estímulos empresariales 😉

  • El indeciso

El indeciso suele tener intereses específicos hacia diferentes productos, pero no tiene gran capacidad de elección: le cuesta decidir entre varias opciones, por lo que la empresa  deberá utilizar un discurso breve, eficaz y directo para poder ayudarlo es su proceso de toma de decisiones.

  • El mercenario

A este tipo de cliente no le importa cambiar de producto o servicio, no tiene compromiso por la empresa y valora el precio por encima de la calidad.

  • El rezagado

El cliente rezagado es aquel que se resiste a todo tipo de cambio, es más bien tradicional y no suele aceptar nuevas ideas, ya que se siente ‘amenazado’ por la incertidumbre y el cambio.

  • El leal

Este tipo de cliente sigue un patrón de conducta similar al del Apóstol pero con un nivel de compromiso e intensidad menor, siempre está cuando lo necesitas y nunca, nunca te defrauda.

“Un cliente satisfecho es la mejor estrategia de negocio”.

 Michael LeBoeuf

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Acepto la Política de privacidad

Leave a reply