Contacta con nosotros
Queremos ayudarte y ofrecerte la solución que más se adapte a tus necesidades. Cuéntanos.




Para los recruiters, tener una estructura en cada entrevista de trabajo es clave para saber cómo afrontarla con éxito desde el inicio: deben enfocarla principalmente con el objetivo de conocer la información que buscan y encontrar aquellos aspectos profesionales que más interesan a la empresa y que, al final, distinguen a un candidato del resto.

Las entrevistas de trabajo deben seguir una estructura y planificación para aprovechar al máximo el tiempo disponible y conocer todo lo posible sobre los perfiles de los candidatos

En el momento de la entrevista, es recomendable hacer una explicación previa de la empresa y del puesto vacante para poner en situación al candidato, de esta manera facilitarás que la conversación fluya con naturalidad y evitarás a toda costa que se convierta en un mero interrogatorio.

En cuanto a las preguntas, desde Lexington proponemos seis imprescindibles que todo profesional de recursos humanos deberá tener en cuenta en cada proceso de selección para estructurar cada entrevista y conocer todo lo posible sobre el candidato, ¡toma nota!

1. Resumen de la trayectoria profesional

Empieza la entrevista rompiendo el hielo y deja que el candidato te explique de forma resumida su vida profesional. De esta manera, podrás conocer cómo es su actitud, su capacidad de síntesis y cómo se desenvuelve y expresa.

2. ¿Cuáles son tus virtudes?

Como entrevistador, te interesará saber cuáles son los puntos fuertes del candidato y si son compatibles, se complementan y dan respuesta al perfil profesional que está buscando la empresa.

3. ¿Y tus debilidades?

Así como las fortalezas del candidato, también deberás conocer sus puntos más débiles o aquellos que él cree que debería prestar mayor atención para mejorar.

4. ¿Dónde te imaginas dentro de X años?

Todo profesional tiene unas aspiraciones y metas que quiere conseguir a lo largo de su vida laboral, por lo que conocer sus expectativas nos ayudará a comprender su ambición y su perspectiva de futuro. Es decir, si ve el puesto de trabajo que ha solicitado como una proyección profesional o como un empleo circunstancial.

5. ¿Qué crees que podrías aportar a la empresa?

Esta pregunta es clave en cualquier proceso de selección, ya que te permite conocer los conocimientos, competencias o valores que el candidato podría aportar al puesto de trabajo y a la empresa. La respuesta puede ser en gran medida el motivo de contratación, pues en ella se conocerá qué es lo que hace diferente a un candidato del resto.

6. ¿Y la empresa a ti?

Al igual que un trabajador puede aportar aspectos positivos a la empresa, ésta también lo puede hacer a su vez al empleado; la flexibilidad laboral, crecimiento como profesional o aprendizaje continuo entre otros podrían ser algunos ejemplos.

“Las oportunidades no pasan, las creas”

Chris  Grosser

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos más que un coworking, ofrecemos Workplace como servicio para acompañar a las empresas en la adaptación al nuevo entorno laboral.

Compártelo

Utilizamos cookies | Más info
Preferencias de las cookies