Contacta con nosotros
Nuestra mayor aspiración es poder ayudarte y ofrecerte el espacio que más se adecue a tus necesidades.
Contacta con nosotros
Nuestra mayor aspiración es poder ayudarte y ofrecerte el espacio que más se adecue a tus necesidades.
Ester Maicas
14/07/2022

Una de las canciones más virales del momento ya te lo está diciendo: it’s about damn time! ¿Llevas meses con una idea de negocio rondándote la cabeza? ¿Estás deseando emprender en un nuevo proyecto y dejar atrás una rutina que no te motiva? ¿Quieres ser, por fin, tu propio jefe?

Con la llegada del verano, la creatividad, la motivación y la energía se disparan. Y es por eso que hoy queremos gritarte it’s about damn time y compartir contigo las claves para dar el paso, por fin, ¡y convertirte en el jefe que siempre quisiste tener!

¿Qué significa ser tu propio jefe?

Aunque el mercado del talento en España y el movimiento de empleados de los que cualquier empresa podría presumir pasa un buen momento, buscar trabajo siempre es un proceso tedioso, largo, pesado… y, en muchas ocasiones, puede incluso drenar nuestras ganas. Es por eso que cada vez más jóvenes y no tan jóvenes empresarios se lanzan a las calles y deciden emprender en esa idea de negocio que lleva meses (incluso años) en el cajón.

Ser tu propio jefe significa no conformarte con lo preestablecido y desdibujar las reglas para volver a escribirlas. Significa poner sobre la mesa condiciones, prioridades, valores, imagen de marca… todo. Así que, si en una entrevista de trabajo te contratarías sin duda para llevar ese nuevo plan de negocio a la vida, ¡es momento de emprender y convertirte en tu propio jefe!

¿Cómo convertirte en tu propio jefe?

No existe una fórmula infalible para el emprendedor, y es que esta actividad aporta casi tanta incertidumbre como un trabajo rutinario y monótono aporta desmotivación. Pero si has decidido por fin dar el paso y crees realmente en el éxito de tu proyecto, aquí te dejamos una lista de imprescindibles para que esa incertidumbre no te quite ni un minuto de sueño:

All in, ¡pero no todo de una!

Tu compromiso con esta nueva empresa que estás creando es esencial, pero te recomendamos que no inviertas todo tu dinero de la noche a la mañana. Dimitir en tu actual empleo, aunque tentador (estamos segurxs de que estás impaciente por embarcarte en una nueva aventura) no es lo más recomendable. Por eso nuestro consejo es confiar en el dicho «las cosas de palacio van despacio».

Tómate tu tiempo en elaborar un plan financiero (con esta guía básica que hemos preparado, será pan comido) y estudia a fondo la viabilidad de este nuevo negocio, busca inversores, ayudas, subvenciones… ¡todo ayuda! Y, aunque tu proyecto sea convertirte en tu propio jefe, no dejes tu empleo actual hasta que tus ahorros superen alrededor de 8 o 10 nóminas de las que recibes actualmente.

No mezcles negocios con amor

Rodéate de un equipo o elige socios realmente comprometidos con la idea de negocio y con su proyección. Muchas veces podemos encontrar apoyo en miembros de nuestra familia o amistades cercanas, pero su papel en nuestra vida no les cualifica inmediatamente (en ocasiones tal vez sí) como los mejores compañeros de trabajo. ¡Lleva a cabo una búsqueda exhaustiva y elige al mejor socio para tu negocio!

Sé realista, ¡no acabarás de trabajar a las 18h!

Una de las características más importantes en un emprendedor es su motivación y entrega, y convertirte en tu propio jefe, aunque suene ideal, dista mucho de serlo. Durante los primeros meses (y quizás algo más), tendrás que mantener una actitud positiva y los pies en la tierra, ya que tu jornada laboral seguramente no empiece a las 9h, ni acabe a las 18h, ¡ni se respete el coffee break de las 11h! Aterrizar en este nuevo puesto de trabajo con una mentalidad flexible es imprescindible y, si te cuesta desconectar o sientes que tu mente necesita un descanso, no te pierdas nuestros consejos sobre cómo escapar de la rutina laboral… ¡seguro que alguno te salva la vida!

Estamos segurxs de que, aunque eches más horas de las que te gustaría, sarna con gusto, no pica, ¡y disfrutarás al máximo viendo a tu pequeña gran idea crecer y crecer!

Saca al vendedor que llevas dentro

Todo buen emprendedor necesita sacar su vena más comercial, y si tu idea es convertirte en tu propio jefe a largo plazo, esta aptitud es una de las que más potencia requieren. Si crees que tu perfil comercial no está del todo desarrollado o que te falta experiencia (pues tu especialidad radica en la parte creativa o en la producción), ¡es momento de dedicarle tiempo y ganas! Si crees 100% en tu idea de negocio, sabrás venderla a los inversores más complicados… ¡pero un poco de práctica te convertirá en un profesional, y a tu proyecto en irresistible!

¿Qué beneficios tiene ser tu propio jefe?

No todo son ventajas, pero ser tu propio jefe te traerá muchas cosas buenas.

Siendo prácticos, la flexibilidad y la conciliación familiar son algunos de los beneficios que más buscan esos potenciales CEOs. Además, el aprendizaje y la experiencia que se adquiere cogiendo las riendas de tu propio negocio no se enseñan en ninguna escuela de negocios, ¡nacen del propio emprendimiento y no se recogen de ningún manual!

Por supuesto, la principal motivación de un emprendedor también es una de las principales ventajas de convertirte en tu propio jefe: trabajarás por y para lo que te apasiona, tu verdadera vocación. ¡Eso es innegable! Aunque el porcentaje de horas que pasarás en el trabajo será mayor, lo disfrutarás infinitamente más.

Además, tendrás por fin el poder de apostar por un equipo de talento que tú mismo has creado. La sensación de contar con una workforce comprometida con tu producto o servicio, motivada y apostando su carrera por tu proyecto es una sensación difícil de superar.

¿Cuáles son las desventajas de ser tu propio jefe?

Por supuesto, no todo es un camino de rosas, y es que nadie dijo que fuese fácil. Trabajar por cuenta propia y convertirte en tu propio jefe seguramente te dará muchos más dolores de cabeza de lo que un trabajo de 9h a 18h por cuenta ajena te provocará jamás.

Antes de apostar al máximo por este cambio de mentalidad, tienes que tener muy presente que deberás asumir unos riesgos y unas consecuencias, muchas veces inevitables, además de desarrollar una capacidad de organización y perspectiva muy potente para tener todo el papeleo, impuestos y burocracias en regla. ¡Quizás recurrir a una asesoría jurídica durante los primeros pasos no sea una idea tan descabellada! Seguro que contar con el soporte de profesionales hace todo mucho más llevadero. Así como contar con un operador de espacios de trabajo como Lexington y una domiciliación comercial en las mejores zonas de Madrid y Barcelona te ayudará a arrancar rodeado de miles de potenciales socios, clientes y proveedores. Tomar buenas decisiones no es una desventaja, ¡pero sí una responsabilidad que recae 100% en ti! Pídenos + info y te guiaremos en el camino:

Claves para ser tu propio jefe


Sabemos que resulta abrumador, pero el camino hacia convertirte en tu propio jefe es cuesta arriba. Aun así, nos quedan algunos consejos que darte. ¡Mantenlos cerca para los peores momentos!

Ignora al impostor, no eres tú

 Uno de los villanos que más atacan a emprendedores, creativos y visionarios es el síndrome del impostor. Seguro que actualmente ya lo padeces muchos días de la semana, pero diluido en agua. Si decides convertirte en tu propio jefe y emprender en esa idea de negocio innovadora que te ronda la mente, seguro que sufrirás de este síndrome antes o después. Está en tus manos luchar contra él, contra la inseguridad y contra el «mejor tiro la toalla, esto no va a ninguna parte». ¡No escuches!

El ensayo – error no debe darte miedo

Cuando te conviertas en tu propio jefe ganarás muchas experiencias, claro, pero perderás la figura del guía en la que siempre te habías apoyado. Eres el primer eslabón de la cadena, el líder, y es por eso que el probar cosas diferentes, el arriesgar y el equivocarte no tienen que darte miedo. ¡Son parte del éxito! Los clientes descontentos, las campañas fallidas y los retos son las mejores fuentes de conocimiento.

La compañía se convertirá en tu pareja, en tu mascota y en tu familia

Por supuesto, aunque convertirte en tu propio jefe te otorgue flexibilidad de horarios y mayor conciliación… ¡desconectar del trabajo será mucho más difícil! Con disponibilidad 24/7, pocas vacaciones y tantas decisiones que tomar, acabarás llevándote la empresa todos los días de vuelta a casa. Por eso, la capacidad de delegar y el talento que añadas a tu equipo serán los recursos más importantes de tu compañía: forma un team en el que confíes, comprometido con la marca y capaces de autogestionarse. Al principio será difícil, pero creando equipos de trabajo eficientes será pan comido encontrar ese equilibrio.

Los mejores negocios para convertirte en jefe

Bueno, pero ¿y si yo solo quiero convertirme en mi propio jefe, pero no tengo una idea de negocio con tanto potencial? ¡No te preocupes! A principios de año recopilamos estas 5 ideas de negocio en las que emprender este 2022. Originales, necesarias…  ¡las estamos pidiendo a gritos! Te las enumeramos brevemente y, si alguna te llama la atención, lee nuestro post para inspirarte aún más.

  1. Logística y transporte que marquen la diferencia
  2. Mobiliario modular y flexible para oficina y home-office
  3. Redacción de contenidos, estrategia y branding para pequeños negocios
  4. Soporte IT en remoto
  5. Moda sostenible en España

¿Has encontrado tu vocación entre alguna de estas ideas? ¿Estás deseando convertirte en tu propio jefe? Esperamos haberos dado ese pequeño empujón que os faltaba y que comencéis el nuevo curso como emprendedores. Revolucionad vuestro sector, ¡estamos deseando verlo!

«No he fracasado. He encontrado 10 mil formas que no funcionan»

 Thomas Edison

Compártelo

Inicio sesión