Cerrar

¿Necesitas más información?

Elige cómo prefieres contactar

Te llamamos

Déjanos tu teléfono y horario preferido y te llamamos

Solicita presupuesto

Completa las características del servicio que deseas y te haremos una valoración en 24h.

Ven a ver las instalaciones

Agenda una visita para conocer nuestros espacios

Te llamamos
Completa el formulario y te llamamos cuando prefieras
Solicita presupuesto
Cuéntanos qué necesitas y te enviaremos presupuesto
Ven a ver las instalaciones
Completa el formulario y dinos cuándo quieres venir a visitarnos
Anna Jorge
28/04/2022

Parece que con la llegada del sol y del buen tiempo, los días empiezan a diferenciarse unos de otros. Pero, ¿tenéis en mente esas semanas en las que parece que no pasa el tiempo, en las que todos los días son iguales? Esta sensación es algo que muchos españoles experimentan día a día desde el inicio de la pandemia y la llegada del teletrabajo. Por supuesto, esta monotonía ha afectado gravemente a su motivación y productividad. Entonces, ¿cómo podemos escapar de los procesos mecánicos que convierten nuestra jornada laboral en un calco de la anterior, y de la anterior, y de la anterior…? ¡Evitando malos hábitos que hemos incorporado sin querer a nuestro día a día! Podemos empezar por ahí 😉 Por eso hoy queremos compartir con todxs vosotrxs 5 malos hábitos en el trabajo que debemos corregir (y cómo hacerlo, no os preocupéis).

¿Qué son los malos hábitos en el trabajo?

Por definición, un hábito es una conducta que tenemos 100% interiorizada en nosotrxs, que repetimos constantemente (casi sin pensar) y de modo sistemático. Por ello, muchos de estos hábitos pueden convertirse en malos hábitos si no tenemos en cuenta que nuestras necesidades, entorno o prioridades en el trabajo han cambiado.

Dentro del ámbito laboral es mucho más fácil (y peligroso) caer en estos malos hábitos o rutinas. Pensad que nuestro trabajo siempre tiene que sacar lo mejor de nosotrxs mismxs, mantenernos alerta para nuevas oportunidades o ideas de negocio… si caemos en una rutina laboral monótona que no favorece esta creación constante, ¿cómo vamos a crecer?

Ejemplos de malos hábitos laborales que debemos evitar y cómo acabar con ellos en el trabajo

Estamos segurxs de que entre estos 10 malos hábitos en el trabajo que debéis corregir se encuentra la clave para conseguir convertir vuestra jornada laboral en un reto diario, en motivación al alcance de vuestra mano, ¡en el secreto de la productividad y las ganas!

No queremos workaholics

Comer delante de la pantalla, no levantarse del asiento en todo el día o no ser capaz de desconectar ni en vacaciones son malos hábitos en el trabajo que debemos evitar. Todxs somos un poco workaholics, no lo vamos a negar, pero ser capaz de descansar cuerpo y mente durante el día, dejar el ordenador en la oficina al irnos a casa y no revisar el correo a cada instante si tenemos unos días libres es vital para escapar del temido burn-out 🔥

¿Cómo lo hacemos? Sin duda, es todo un reto. Si tenemos interiorizada una sensación de culpa o responsabilidad que, aunque no se corresponda con la realidad, no nos permite tomarnos un descanso, será difícil de afrontar, ¡pero no imposible! Nuestra salud mental vuelve con nosotrxs a casa tras salir de la oficina, ¡y la vida es mucho más que esas 8h! Aprended a tomaros unos minutos para vosotrxs mismxs y conseguiréis darle un empujón a la productividad y a la motivación.

Puntualidad inglesa

Puede ser que esté en vuestro ADN eso de llegar siempre 5 minutos tarde (o 30 min, quién sabe…), pero en vuestro #RebelDNA, que es el creativo e inconformista que tiene que predominar en el puesto de trabajo, la puntualidad es muy importante. Comenzar la jornada laboral a tiempo, relajadxs y teniendo todo el día por delante para llegar a todo lo que queremos será un factor clave en cómo afrontéis las tareas diarias, sean cuales sean.

¿Cómo escapar de este mal hábito en el trabajo? Programar la alarma 20 minutos antes de lo que lo hacéis normalmente para evitar que imprevistos os retrasen o adelantar el reloj 10 minutos son truquitos de toda la vida que ya han probado su eficiencia.

No dejes para mañana lo que puedes hacer la semana que viene

¡La procrastinación es vuestro peor enemigo! Si no os sentís lo suficientemente inspiradxs para hacer cierta tarea más creativa o si os duele la cabeza y preferís no concentraros en ese Excel eterno que os tendrá pegadxs a la pantalla durante horas, no está mal que atraséis esas tareas hasta que sintáis que podéis dar el 110%. Pero es muy importante no caer en la procrastinación o zigzaguear ciertas tareas eternamente solo porque no apetezca hacerlas.

¿Cómo escapar de la procrastinación? ¡Fácil! Estableced un timeline personal con fechas límite para cada tarea y organizad un calendario propio, teniendo en cuenta vuestra situación. Siempre con cierta flexibilidad, pero siendo rigurosxs.

Las notificaciones de tu móvil seguirán allí cuando acabes

Estamos en el siglo XXI, la era de las redes sociales. Es perfectamente normal que paséis horas y horas enganchadxs a Instagram, Facebook o TikTok. Pero, durante la jornada laboral, recomendamos que os mantengáis lo más alejadxs posible de distracciones relacionadas con las redes. Aprovechad los descansos para desconectar y pasar un rato viendo stories si queréis, pero ¡cada cosa a su tiempo! Ese impulso de mirar la pantalla cada vez que se ilumina con una notificación es lo que tenemos que evitar.

¿Cómo podemos resistir la tentación? La mayoría de sistemas operativos ya cuentan con modos de concentración para que, aun con el móvil encendido y disponible, las notificaciones solo se muestren cuando se desbloquea el dispositivo. De hecho, una de las últimas actualizaciones de Apple cuenta con un «resumen de notificaciones», una especie de informe que resume los mensajes, notificaciones de RRSS o SMS en grupos que va mostrando cada cierto tiempo. Con esa ayuda extra un poquito de esfuerzo, ¡lo conseguiremos!

Apuesta por la flexibilidad sieeeeeeeeeempre

¿No os habíais enterado? La rigidez se ha quedado en el pasado, está totalmente desfasada. Un horario cerrado y estricto, una oficina convencional sin posibilidades de crecimiento o ser demasiado intransigente con uno mismx son conceptos que han pasado a mejor vida con el objetivo de mejorar la productividad, motivación y conciliación de los equipos. Si pensáis que vuestra compañía se ha quedado algo estancada en los old-days… ¡es momento de cambiarlo!

¿Cuál es la solución? ¡Pasarse al flex! No solo para vuestros espacios de trabajo (que también ;)), sino en todos los aspectos de vuestra vida. Espacios flexibles como los de Lexington en Madrid o el alquiler de oficinas en Barcelona bajo una modalidad híbrida ayudan a los equipos a encontrar el equilibrio perfecto y que mejor funcione para cada unx de ellxs entre teletrabajo y trabajo presencial, además de darles todas las ventajas de contar con un espacio de trabajo premium en las zonas estratégicas de ambas capitales. Sin olvidar la optimización de costes relacionados con recursos, comunidad, internet y personal de recepción, el impulso que un espacio flexible le puede dar al crecimiento de vuestro proyecto y su capacidad para cubrir *todas* vuestras necesidades, claro.

¿Queréis más info? ¡No dudéis en poneros en contacto con nosotrxs!

Recordad, por supuesto, aplicar esta flexibilidad también a vuestro día a día. ¡No todo tiene que ser blanco y negro! Daos un respiro y decid que sí a algún plan improvisado, por algo hay que empezar.

Oh, y si os habéis quedado con ganas de saber qué más cosas podríais cambiar de vuestra jornada laboral para dejar los malos hábitos en el trabajo atrás, ¡haced clic para leer este artículo de la revista Forbes sobre 14 malos hábitos que podrían costarte el trabajo!

“El éxito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día tras día”

Compártelo

Inicio sesión