Contacta con nosotros
Nuestra mayor aspiración es poder ayudarte y ofrecerte el espacio que más se adecue a tus necesidades.
Contacta con nosotros
Nuestra mayor aspiración es poder ayudarte y ofrecerte el espacio que más se adecue a tus necesidades.
17/06/2021

¡Bienvenidxs a la masterclass del momento!

Me presento, me llamo Paloma García y soy la directora de Desarrollo de Negocio en Lexington. Hoy me paso por nuestra magazine para dirigirme a ti, emprendedor, que tienes la mente llena de ideas brillantes y que estás deseando darles vida. Pero, ¿cómo hacerlo para asegurar que sean un éxito? 

Lo primero que necesitas es elaborar un plan de negocio. En el post de hoy te propongo una guía con todos los detalles y pasos a seguir para presentar el mejor plan de negocio para la mejor idea de negocio, la tuya. ¿Te quedas?

¿Qué es un proyecto de negocio? 

Un proyecto de negocio es, ni más ni menos, la carta de presentación de esa idea que no para de rondarte la cabeza, en la que crees al 100%. En este post encontrarás ayuda para analizar la situación del mercado, la viabilidad de tu proyecto y sentar las bases de los primeros pasos para hacerlo realidad.

Un proyecto de negocio es la carta de presentación de esa idea que no para de rondarte la cabeza y en la que crees al 100%.

Este proyecto de negocio siempre estará vivo y tendrás que ir actualizándolo constantemente, pues será la herramienta imprescindible para presentar tu negocio a posibles inversores.

¿Por qué es importante presentar este proyecto de negocio?

Tanto de cara a ti mismo, emprendedor, como a todas las partes externas que son necesarias para hacer de tu idea una empresa, saber cómo presentar un proyecto de negocio de manera efectiva es vital. 

Este proyecto de negocio es como tu hoja de ruta. A medida que avances con él, serás capaz de detectar errores que habías pasado por alto, establecer metas reales, estudiar la viabilidad e identificar nuevas oportunidades en el mercado. Es decir, presentar un proyecto de negocio es la ocasión perfecta para analizar cada detalle, para no dejar ningún cabo suelto y evitar los “eso ni me lo había planteado” ante las preguntas que los inversores te puedan plantear. 

A medida que avances con tu proyecto de negocio, serás capaz de detectar errores, establecer metas, estudiar la viabilidad e identificar nuevas oportunidades.

Presentar un proyecto de negocio te convertirá en master de tu futura compañía, de las posibles fortalezas y debilidades que pueda tener frente a la competencia, y entonces serás capaz de convencer a cualquier inversor de la rentabilidad de tu proyecto. Demuéstrales que, si apuestan por él, ¡estarán tomando la decisión correcta!  

Case study: la estructura del modelo de negocio   

Ninguna guía didáctica está completa sin un buen ejemplo que nos haga más fácil entender cada punto. 

¿Y qué mejor ejemplo que Lexington? 

Aunque presentar un proyecto de negocio es algo propio de una empresa que está empezando, crear nuestro propio proyecto de negocio hace años y haber seguido actualizándolo nos ha convertido en masters de Lexington.

Aun después de 40 años en el sector, esta carta de presentación sigue ayudándonos hoy a detectar oportunidades, a evitar imprevistos y a tenerlo siempre todo bajo control. 

Con Lexington como ejemplo, estos son los puntos imprescindibles de tu proyecto de negocio: 

The business plan: Lexington

1. Debes elaborar un resumen ejecutivo, presentando tu idea y qué te motiva a ponerla en marcha. 

2. Lo siguiente es definir tu negocio, es decir, desarrollar detalladamente tus productos o servicios. 

En Lexington lo tendríamos claro: hablaríamos de nuestras modalidades de oficinas híbridas y por horas, de nuestras oficinas corporativas personalizadas, de nuestros servicios de oficina virtual y de nuestras salas para reuniones y eventos.

3. En tu proyecto de negocio no puede faltar un plan de Recursos Humanos, en el que presentes la estructura de tu compañía, todas las áreas y departamentos y, por supuesto, a tu equipo. 

4. Hacer un estudio de mercado y de la competencia es fundamental, y es lo que marcará la diferencia. Para este punto, es muy importante que definas a tu buyer persona o público objetivo para cada uno de tus productos. 

En una de las últimas actualizaciones del plan de negocio de Lexington hemos conseguido definir a nuestros buyer persona perfectos. ¡Os los descubrimos!

Mark Douglas es nuestro corporate internacional, CEO de una empresa con sede principal EEUU que busca abrir una nueva oficina en Madrid. Mark necesita un espacio flexible y un equipo bilingüe que le ayude a crecer y a entablar relaciones profesionales en el panorama nacional. 

Otro ejemplo sería María Ortega, graduada en RRHH y buscando espacios a la vanguardia donde realizar formaciones o team building sessions con su equipo. Sus técnicas de aprendizaje demandan las últimas tecnologías, y su lado más cercano con sus trabajadores busca las mejores zonas de la ciudad, llenas de posibilidades para el afterwork.

Extra tip: ¡Haz como nosotrxs y preséntales con nombres y apellidos! Trata a tus buyer persona como clientes potenciales reales, con objetivos claros, miedos y preocupaciones, ¡y hasta con marcas favoritas! La creatividad que puedas aportar a este punto puede darle un aire ocurrente a tu proyecto de negocio que lo diferencie del resto.

5. Hoy en día, cómo comunica tu marca se ha convertido en uno de los factores más importantes. Prepara tu plan de marketing con todo tu esfuerzo porque, aunque presentar un proyecto de negocio será tu carta de presentación al inicio, tu imagen de marca e identidad corporativa lo serán el resto del tiempo. 

Y por supuesto, ¡nunca dejes de actualizarte! Branding y rebranding, siempre teniendo en cuenta las últimas tendencias y tu identidad de marca. 

En Lexington acabamos de estrenar corte de pelo, ¡y nos encanta! Con este rebranding queremos recuperar más que nunca al rebelde e inconformista que siempre nos ha caracterizado, e impregnar logo, colores e identidad de marca con nuestro #RebelDNA. ¿Quieres saber más? Aquí te damos todos los detalles para que sepas cuándo es el momento de hacer un rebranding. 

6. El plan financiero es lo más importante. Analiza la financiación que necesitas con todo detalle.

7. Elabora un plan de producción, con todos los requerimientos para hacer una realidad de tu producto o servicio. 

8. ¿Y una simulación del día a día? Al presentar un plan de negocio deberás proyectar los flujos de caja previstos. Con este análisis y el resto de puntos correctamente elaborados, podrás comprobar la rentabilidad de tu proyecto.

9. Por último, incluye un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) e infografías durante toda la presentación de tu proyecto de negocio.

Cómo presentar un proyecto de negocio: la hora de la verdad

Cuenta algo sobre ti, alguna anécdota sobre cómo nace la idea y lo que te ha motivado a ponerla en marcha.

La mejor manera de hacer que tu proyecto de negocio llegue a ese posible inversor o socio es que cuentes tu idea con pasión. Cuenta alguna anécdota sobre cómo nace la idea y lo que te ha motivado a ponerla en marcha. Será clave para su éxito.

Además, entre tú y yo… aunque toda la teoría es importante, aquí tienes un consejo de mi parte: 

Cuenta historias y no te limites a exponer datos, pero no reveles todo. Añade vídeos e imágenes para hacer la presentación lo más visual posible para tu audiencia. Y céntrate siempre en los beneficios, las ventas son el punto fundamental.

¡La masterclass ha acabado! ¿Ruegos y preguntas? 

Si tienes en mente elaborar un proyecto de negocio o te encuentras a punto de presentar el tuyo a posibles inversores y necesitas algún tip extra (o ánimos, simplemente), ¡te leo!

 “Play by the rules, but be ferocious.”

Phil Knight

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos creadores de espacios de trabajo alejados de lo convencional. Entornos estimulantes y flexibles para compañías que buscan impulsar el talento de sus equipos.

Compártelo

Inicio sesión