Cómo escoger a un buen socio para tu negocio: ¿conoces las habilidades que debería tener el tuyo?

Cómo escoger a un buen socio para tu negocio: ¿conoces las habilidades que debería tener el tuyo?

 Esta es una de las cuestiones que deberías preguntarte, y es que conocer las habilidades de tu socio es imprescindible, ya que (se supone) que es la persona en la que has confiado para que trabaje codo con codo contigo para el buen funcionamiento y crecimiento de tu negocio, ¿no es así?

Tener un buen socio es una garantía de que todo saldrá mejor en tu negocio

A continuación, te desvelamos cómo escoger un buen socio y cuáles deberían ser sus cualidades, ¿las cumple el tuyo?

1. Compromiso:

Tu socio, sin duda, debe estar completamente comprometido con el negocio, trabajar duro y tener cierta capacidad de sacrificio: sólo así la estrategia se verá beneficiada y la experiencia de tus clientes también.

2. Adaptable y flexible:

Un buen socio debe tener una gran capacidad de adaptación a posibles cambios y a los diferentes escenarios que se suelen dar en el frenético mundo de los negocios.

3. Saber trabajar en equipo:

La humildad, el saber estar y la confianza en uno mismo son ingredientes clave para poder trabajar en equipo de forma eficaz, así que asegúrate de que tu socio posee estas cualidades, ¡adelante!

 4. Tener una comunicación eficiente y constructiva:

Tu socio debe mostrar destreza en el infinito mundo de la palabra, tener don de gentes y saber aprovechar cada oportunidad para practicar el networking. Además, su opinión siempre cuenta, de manera que deberá tener una amplia visión y capacidad de crítica ante cualquier asunto que afecte a la empresa.

 5. Hábitos de trabajo, visión y objetivos similares a los tuyos:

Ambos debéis tener afinidad, la misma filosofía de trabajo, compartir las metas y estar al mismo nivel para poder afrontar los retos empresariales de la manera más eficaz. Así que, asegúrate que la visión del futuro de la empresa de tu socio está en la misma línea que tus ideales.

En resumen, tu socio debe ser como una extensión tuya y disponer de aquellas habilidades que te complementen y ayuden en esas áreas del negocio que no dominas del todo: en definitiva, debéis ser el tándem perfecto.

“La visión sin la ejecución, solo es una alucinación”

Henry Ford

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Leave a reply