[2018] El año de las oficinas flexibles

[2018] El año de las oficinas flexibles

Las oficinas flexibles llevan algunos años presentes en nuestro país, sobre todo era fácil encontrar estos espacios en las centrales de algunas de las multinacionales más importantes, pero ha sido durante este 2018 cuando la tendencia ha aterrizado con fuerza en los cuarteles generales de compañías de todos los tamaños. Y es que la medianas y pequeñas empresas se están apuntando a esta tendencia que aporta beneficios por igual a empleados y líderes y que está revolucionando los conceptos tradicionales del trabajo en oficina.

“La oficina flexible debe tener una apariencia profesional, ser rentable y ofrecer un entorno creativo a los trabajadores”

Los espacios de trabajo clásicos han quedado obsoletos. Las nuevas generaciones de trabajadores, emprendedores y autónomos demandan áreas mucho menos rígidas y estáticas en favor de entornos más sociales, libres y conectados. También espacios de coworking en los que poder disfrutar de todos los nuevos servicios de la oficina física y la libertad del trabajo por cuenta propia. Estos servicios son los que desde Lexington ofrecemos en nuestros centros de negocios de Madrid y Barcelona.

 El éxito de las oficinas flexibles se debe a estas características:

 ESPACIOS FACILITADORES

Las oficinas flexibles permiten a compañías de cualquier tamaño disponer de un espacio totalmente adaptado a sus necesidades, tanto a nivel de contratación como de configuración. ¡Se acabaron las permanencias extremas! Además, este tipo de entornos de trabajo se adaptan a las demandas de crecimiento, pudiendo acoger en un primer momento a x número de empleados e ir incorporando más espacio con el aumento de la plantilla. Y si a todo esto sumamos que pueden utilizar un montón de recursos y servicios comunes sin ningún coste adicional…las ventajas son más que notables.

ESPACIOS TECNOLÓGICOS Y EFICIENTES  

Las oficinas de este siglo están hiperconectadas. Las redes wifi de conexión a Internet llegan a cualquier rincón de la oficina y de esta forma los trabajadores tienen la libertad de trabajar desde una mesa de trabajo con un ordenador de sobremesa o desde un espacio social con un dispositivo portátil mientras esperan a que se enfríe el café.

También la eficiencia energética está presente en los nuevos espacios de trabajo: luces automáticas que se encienden y apagan en función del movimiento, sensores en grifos, ahorro energético activado en dispositivos electrónicos y uso de los estándares en sistemas de climatización.

ESPACIOS IMPULSORES

Los espacios comunes se han convertido en imprescindibles. Es por eso que en las oficinas flexibles no faltan los tradicionales espacios para el café, pero también se han creado nuevas zonas en las que los trabajadores pueden conectar con el resto de “inquilinos” a través de actividades formativas, de networking o de bienestar, fomentando así su satisfacción tanto personal como profesional. Estas áreas se han convertido en un must de las oficinas flexibles. En Lexington hemos dado prioridad a este tipo de áreas por los beneficios que aportan y en todos nuestros workspaces se puede disfrutar de espacios comunes a la última.

↠ ESPACIOS DIVERTIDOS

Además de los espacios comunes en los que tomar pausas, las oficinas flexibles están ofreciendo un plus diferencial a sus trabajadores. Sofás, futbolines, mesas de ping-pong o billar están irrumpiendo en los espacios de trabajo con el fin de promover la interacción y el compañerismo. Se ha demostrado que jugar en el trabajo beneficia a la creatividad y a la productividad. En Lexington, hemos tenido esta premisa muy en cuenta y hemos habilitado una sala “fun room” en nuestro centro de negocios La Moraleja. Esta sala cuenta con todo lo necesario para evadirse del trabajo y recuperar la inspiración.

ESPACIOS ATRACTIVOS

Tradicionalmente las oficinas lucían en sus paredes tonos blancos, cremas o pasteles, pero las oficinas flexibles han revolucionado también la estética y es fácil encontrarse con tonos más coloridos o fuertes, contrastando con otros más tradicionales. Esta nueva estética aporta energía al ambiente y, se dice, genera mayor productividad.

La sociedad evoluciona, la forma de trabajar cambia y los espacios destinados al trabajo están ajustándose a estos nuevos métodos que demandan los trabajadores. En Lexington tenemos los espacios perfectos en los que trabajar y sentir que la inspiración te invade y la creatividad fluye.

“En la carrera por la calidad no hay línea de meta.”

 Robert Kearns

Share This Post

Suscríbete a nuestra lista de correo:

Acepto la Política de privacidad

Leave a reply